Blogia
Girando

Menestra de reflexiones

Menestra de reflexiones

Llueve sobre Madrid. Sí, esa cosa curiosa de que caiga agua del cielo. Lo siento, hay cosas evidentes y normales en esta existencia que siempre me han parecido curiosas aunque sean/se vean como lo más normal del mundo. Y siempre que llueve, desde que vivo en mi pequeña casita malasañera, temo que las humedades del techo y pared de mi mini cocina hayan crecido. Son como las caras de Belmez, aunque más bien parecen ya la orla de Velmez porque desde que llegué han crecido considerablemente. Incluso se han tridimensionalizado.

Y temo que crezcan no porque se hunda el techo sobre mi cabeza o porque se mojen mis pertenencias. Simplemente es porque me da tremenda pereza llamar al casero. Cuando aún arrastro las cuentas económicas de mi anterior morada, y a pesar de que este casero parezca más razonable, no sé, me da pereza llamar. Y es que el gobierno, sí, se dedicará a promocionar el alquiler pero el alquiler, para muchas cosas, es una puta mierda, simplemente porque no es tu casa y porque no puedes hacer lo que te de la gana en ella, o mejor dicho, con ella.

Ainsss... odio este turno, de verdad, eso de llegar a casa a la una de la madrugada es un poco palo. Aunque también lo es los madrugones del turno de mañana, vamos, que lo de los turnos extremos no me convence, aunque quede la mañana o la tarde libre. Y si el turno de tarde tiene algo de extremo es la asocialidad. Y claro, mi esponja de cariño crece y crece y a veces se convierte en una lapa un tanto molesta.

¿Y en el trabajo? pues ahí estamos. ¿Qué hago, blogosfera? ¿sigo intentandolo? ¿o tiro la toalla? ¿le doy por imposible? ¿pienso que el chico vive en un ropero en el que se está calentito y a gusto y no quiere salir o sigo llamando a la puerta?.

-Knock knock

-¿Sí?

-¿eres tu?

-bueno... a ver... contraseña!

-mmmm, no se... ¿Dolce y Gabanna?

-Incorrecto!...

-Ainsss, pues no sé

No sé, quizá sea cierto que tenga una amiga especial con la que mantiene una relación en la que ninguno de los dos quiere compromisos. Claro, que ese tipo de relaciones suelen ser mayoritarias en este planeta, así que tampoco creo que quiera decir nada muy claro con ello. Creo que estoy delirando, ¿estoy delirando? puede ser. Nunca terminaré de convencerme de la necesidad de dormir suficientes horas.

Son las dos de la mañana, hora de irse a dormir y.... Dios!!! he puesto las sábanas a lavar y tengo la cama sin hacer. ¡Qué horror!. Me pondré la radio mientras la hago. Escucho Hablar por hablar, sí, desde hace ya quince o no sé cuántos años lo escucho. Me han gustado las épocas Gemma Nierga y Fina Rodríguez. La etapa Mara Torres fue realmente odiosa. Me encantaban esas llamadas en las que el oyente decía: "Hola Mara, estoy aquí en la playa y quería compartir con vosotros que pretendo suicidarme en breves momentos a no ser que digáis "no, no te suicides"". Y Mara respondía: "sí, sí, muy interesante eso de suicidarte pero ¿estás en el mar? pon el teléfono para que oigamos las olas.... fshhhhhh,.... fhsssssss, ay.... la magia de la radio... el mar.... en hablar por hablar.....".

Ahora el Hablar por hablar está viviendo su época Cristina Lasvignes, y he de decir que me gusta, el espacio ha recuperado un poco el tono desgracia que tenía con sus dos primeras presentadoras y no el tono ñoño de Mara. Escuchas un par de llamadas y piensas que tu vida es un camino de rosas. Es genial!!!.

Bueno, veré un par de imágenes vomitivas más del tío de la COPE que interviene en 59 segundos, y, al contrario de la presentadora, cerraré mis ojitos en la camita.

Besotes mil

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

sonia -

Qué tiempos en los que me quedaba despierta por la noche, escuchando la gramola y después zapineando. Me encantaba y me sigue encantando esa tranquilidad de la noche con la radio.

Joserra jajajajaja... -

jajajajajaja... que gracioso, mce, me lo pensaré, jajaja...

mce79 -

Exacto, húmeda, en el culete. Seguro que su reacción sería digna de ocupar un artículo entero.

Joserra -

pegarle con una toalla?¿húmeda?¿dónde? jajajaja...

mce79 -

En vez de tirar la toalla puedes pegarle con una toalla, a ver que pasa...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

calalola -

venga... ya te vamos visitando... jajaja
esto de la coctelera es lo que tiene, te vas metiendo metiendo y acabas borracho perdido... jajaja

Un beso

Joserra -

Nuestros comentarios se han cruzado, Ace. Jajajajaja... muy bueno lo de Tim Burton pero no sabes qué cutre era el programa con Mara Torres. Gracias por tu nuevo "besazo", marca registrada :).
Ah, y gracias por entrar a la gayhetera, que como habrá podido comprobar éste es un blog que va muy como por libre.

ace76 -

Humedades... bueno, el casero ya etsá al tanto. Si se le hunde la casa, es culpa suya, por dejado.

Armario. El chaval es una bomba de relojería andante, mejor alejate antes de que explote. Además, todos sabemos que a la gente no se la saca del armario a no ser que deseen ser sacados.

La noche te confunde. O sea, que prefieres "desgracia" antes que "noñería". Vale, eres un personaje de peli de Tim Burton y no me había dado cuenta hasta ahora.

Un besazo!

Joserra -

Sí, soy el de la foto y no sé como tomarme el uffffffff :)

21 -

Eres el de la foto? ufffffffffffff

Gayhetera -

¿Y esa casita? ¿No será la tuya? Lo digo porque, vamos, como para que nos de pena que tengas goteras.
Supongo que no porque de "pequeña casita malasañera" tiene poco. Besos, como ves, te visito, aunque no seas famoso. Jajajaj.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres