Blogia
Girando

Dreamgirls película tocho

Anoche ví la película Dreamgirls, al parecer, la versión cinematográfica de un musical de los años ochenta en los que se hace una recreación libre (no sé cuanto de libre y cuanto de realidad tiene) de la historia de las Supremes, el grupo de Diana Ross y dos anónimas que cantaban maravillas como el mítico Stop in the name of love.

El caso es que la película es un tanto irregular aunque me gustó, la verdad. Y digo irregular porque sí, es un musical, pero la primera mitad de la misma es una película con canciones en escenario, es decir, vemos la historia del grupo, cómo se forma y demás alternándose con las actuaciones que van realizando en su progresión como artistas. Pero de repente a los personajes les da por cantar en medio de los diálogos, en plan película musical oficial, y te quedas un poco como extrañado pero lo aceptas, aunque alguna de las actuaciones te haga sentir algo de vergüenza ajena.

La señorita Beyonce está muy bien, tan tan bien que te olvidas de que es Beyonce e incluso en alguno de los momentos no la distingues del resto de personajes femeninos, al más puro estilo 2046 en el que todas las actrices son la misma o lo parecen. Bueno, miento, no la confundes con todas, porque esta película nos descubre una maravilla oronda llamada Jennifer Hudson, al parecer ex concursante del Operation Triumph americano, vamos, el American Idol de Barrow. Es la mejor de todas y el mejor personaje, la verdad, el que demuestra más personalidad y se diferencia, no solo físicamente, más del resto de muchachitas cantoras.

Ni que decir tiene que gocé como un enano con las voces negras sonando a capella en muchas de las escenas aunque sean en playback al cuadrado. Incluso el público del cine rompió en un aplauso al finalizar la película (siempre he sentido vergüenza ajena con los aplausos en el cine. ¿quién los disfruta?¿el proyector?¿la pantalla?).

Así que sí, la recomiendo. Y para ilustrar el tema os dejo un youtube maravilloso. No, no son las Dreamgirls, son las auténticas Supremes cantando su "Stop in the name of love" una de las razones que tiene este mundo para no reventar.

Besotes mil

P.D. Por cierto, entre los espectadores estaba el maravilloso Luis Tosar. Consuela pensar que las estrellas de cine también aprovechan el día del espectador.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

ace76 -

Me ha encantado lo del American Idol de Barrow, jejeje

Está bien lo de aplaudir en el cine, uno se siente como en el teatro e integrado en la masa espectadora, jejeje
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Joserra -

Hola

st -

hola guapo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres