Blogia
Girando

Me gustó

Me gustó Ya estoy de nuevo por aquí, por los madriles. La gran masa de gente acumulada en el andén nueve de Plaza de Castilla me ha devuelto de golpe a la capital tras cuatro días fantásticos en Barcelona. Fui en avión, un medio de transporte que da para varios artículos del blog y del que hablaré próximamente, y estuve en casa de mi fugaz pero influyente ex compañero de piso Iván, vamos, que sólo estuvo unos pocos meses pero cundieron como si hubiera sido mucho más.

Y qué decir de Barcelona, que me ha parecido una ciudad preciosa, completa, ordenada, variada, educada, donde nadie me ha empujado en el metro y donde todas las personas a las que preguntaba algo o solicitaba una dirección tenían voz de locutor profesional. Que qué preguntaba?: lo típico, Sagrada Familia (fui andando desde el mágico parque Güell), casa Batlló, Pedrera, esas cosas... Eso sí, en ciertos momentos la ciudad parece bañada de un ligero alo de peripuestez, vamos, que en Madrid las cosas parecen más espontánea, más “salvaje” en el buen sentido de la palabra. Pero para vivir, no sé... la ciudad condal tienta bastante, la verdad.

Supermercados céntricos, vistosas, visibles y existentes bibliotecas diseñadas por excéntricos arquitectos (guiño privado), centros comerciales cada dos metros y un Vinçon muy grandote lleno de elegantes tentaciones y una maceta gigante y luminosa. Las Ramblas me gustan mucho para pasear, con esos mimos super currados y pintados que se tapan la cara si pretendes hacerles una fotografía sin haberles echado las monedillas-peaje (sí, lo sé, tengo mucho morro) y quioscos de prensa que serían la envidia de cualquier “piso de la ministra” de 30 metros cuadrados.

¿Todo me pareció fantástico? No, el metro era un tanto laberíntico, estrecho y algo agobiante, con un calor que no me ha hecho perder ni un solo kilo, lamentablemente, porque creo que lo necesito. Las voces del metro me encantaban, parecía que habían hecho un casting para seleccionar a quien tuviera más acento: “prupera parada ggdiaaggghhlonnaalllllhhhh”.

¿Me ha quedado todo esto muy esnob? No sé, a lo mejor tengo el esnobismo suficiente para irme a vivir a Barcelona, quién sabe.

Besotes mil
P.D.: ¿Y la torre Agbar? Ay, qué maravilla, ¿por qué no me haría arquitecto?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Er Manué -

¿Sabías que "COBI" quiere decir Comité Olímpico de Barcelona, Imbécil!". Te lo digo por que conocí al que le puso el nombre

Jose -

Joer Joserra, que sabias que yoe staba por barna el viernes!!!. La proxima vez me dices, si es que ya no te quieres ajuntar porque te llamé snob!

OSITOS -

La próxima vez que vengas por la capital catalana a ver si avisas y nos tomamos algo juntos.
Del Parc Güell a Sagrada Familia andando...Mare de Deu! qué brutalidad...jejeje, aunque tienes mucha razón en todo lo que dices: metro agobiante, -mejor el de Madrid-, sus voces son supercatalanas. ¿sabías que el tio que grabó su voz se enteró que era él hace un par de años y la empresa de transportes le tuvo que pagar indemnización por no avisarle de su utilización?
De las Ramblas...¡qué decir de ese escaparate humano pases a la hora que pases!, jejeje. La Agbar es ya todo un icono de la ciudad...y Cobi...quins records...
¡¡Besetes y hasta pronto!!

Maggie Wang Kenobi -

Uys, pozí, hay un toque de peripuesto, de maricontrol que tal... Pero es lo que tiene ser burguesa que va de moderna, que cuidas muy mucho que se vea que eres moderna y eso termina cantando demasiado, la verdás

ace76 -

De pequeño quería ser arquitecto, supongo que era porque me gustaba mucho jugar con el Lego, el Tente y el Exin Castillos...

Yo también creo que Barcelona es más bonita que Madrid y que, urbanísticamente, luce más que la capital. Sin embargo, tampoco creo que se vive tan mal en Madrid. Y a veces, de Barcelona me cansa que sea todo tan de diseño...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres