Blogia
Girando

Cosquillas con la mirada

Cosquillas con la mirada Esta mañana iba en el metro viajando, o mejor dicho, moviéndome a gran velocidad por el subterráneo de Madrid. En el asiento de enfrente viajaba una mujer con sus bebé en brazos, una niña preciosa con ojitos grandes y oscuros. Me he quedado mirándola y le he sonreído, es algo inevitable, mirar a un bebé y dibujar una sonrisa en mis labios.

Y no ha tardado en sonreír, una sonrisa de verdad, sincera, pura, simplemente sonrisa, y me encanta, me quedo embobado mirándola. Sus vidas se limitan a sonreir o a llorar, sentimientos extremos y sinceros, pero, claro, me quedo con la sonrisa. Son bebés, no te juzgan, no te valoran, no miran si vistes de una u otra manera, si piensas igual o diferente, simplemente te sonríen.

A veces siento envidia, me gustaría ser un niño para que alguien me hiciera cosquillas con la mirada.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Jose -

Iba a decir que quizás te estaba mirando una teta, pero te ha quedado tan bonito el articulo (y con tanta verdad...)

Yo estoy del metro hasta el higo y ya miro a todos con cara de perro....

Maggie Wang Kenobi -

po mira tú que bien, al menos te pasan cosas agradables en el metro :-D

Joserra -

Gracias :)

ace76 -

Bonito artículo, Joserra.

Cuando nacio mi sobrina, descubrí una cosa que me desconcerto bastante: los recién nacidos no controlan los movimientos de la cara, están todo el rato gesticulando sin ningún sentido. Pero lo primero que aprenden es a sonreir... Si les sonríen, ellos sonrien.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres